Viernes, 5 Octubre, 2018

Algunos tips para evitar ‘comer por ansiedad’

Los nervios, el estrés y los estados de ánimo pueden influir negativamente a la hora de elegir qué comer. Algunos consejos para evitar los excesos y la mala alimentación.

Además de ser dañinos para el cuerpo y la mente, los nervios y los estados de ánimo pueden influenciar para mal a la hora de elegir qué, cómo y cuánto comer, generando un círculo vicioso donde a los efectos nocivos de estrés se les suma una mala alimentación.
Según la nutricionista Cecilia Sánchez, el estado de ánimo y las emociones son condicionantes al momento de ver qué comer. “Solemos tener escapes emocionales a través de la comida y esto no nos permite elegir bien porque el stress y las corridas diarias nos hacen estar en piloto automático todo el tiempo, no estamos pendientes de lo que hacemos, lo hacemos porque debemos. Y eso nos condiciona al momento de elegir los alimentos”, explicó la licenciada.
Es por eso que muchas veces la comida termina siendo un escape emocional o un refugio. “Comemos por ansiedad, por angustia, por un festejo, por aburrimiento, cualquier cosa que tenga que ver con las emociones nos lleva a la comida”, planteó la licenciada en diálogo con FM del Mercado.
Por eso, dejó cinco ideas para tener una alimentación más saludable:
1) La frase ‘tengo ganas de comer algo dulce’ es comer por emoción. No importa qué clase de dulce sea, lo importante es comer algo dulce. El hambre real me hace doler la panza. Es un dolor que va creciendo gradualmente, y me hace comer cualquier cosa.
2) Debemos ser conscientes de lo que elegimos y en qué momento lo hacemos. Entonces si nos damos cuenta que es emocional, que es por piloto automático que esa ingesta sea con algo saludable.
3) Solemos tomar la comida como un castigo o un premio, y ese es el peor error. Tenemos que aprender a tener una relación armónica con la comida. Porque si ingerimos los alimentos bajo un estado emocional en particular, poco importa si la ingesta realizada es saludable como una fruta o un plato de ensalada.
4) Podemos tener un día de esos en los que comemos todo el día, como un domingo con amigos y familia, pero esa reunión es por placer, es agradable, y esos alimentos mas allá de la pesadez que nos pueda generar la cantidad, siempre van a ser más gratos y más saludables que una ensalada, o una fruta que comamos con angustia.
5) *Uno sabe perfectamente lo que tiene que comer, que debe ser sano y equilibrado, que tenemos que hacer actividad física y que debemos hidratarnos. El punto esencial es la relación que uno tiene con la comida.

.